El anís del mono, por Wearbeard

Cuando era pequeña, mi abuelo materno me tenía comprada… sabía lo que me gustaba… en verano me encantaba el melón, y él lo sabía y siempre me avisaba cuando alguno salía dulce…  y, en invierno, los caramelos de anís… Esas bolitas verdes que venían liadas en un plástico transparente… Quién me iba a decir a mí por aquel entonces que los caramelos de anís eran de anís porque existía el anís… Ays, inocente yo…

Años más tarde, una navidad, alguien abrió cerca de mí una botella de anís y a mí aquel olor me recordó a mis queridos caramelos… ¿Cómo? ¿que los caramelos son de esto? ¿¿¿¿¿a verrrrr?????…

Ahora me acuerdo de todo aquello al ver la animación que han preparado desde Wearbeard para contar la historia de la botella y la etiqueta del famoso Anís del Mono, ese que estas próximas fiestas nos beberemos para brindar con la familia y después usaremos para rascar con la cuchara del postre para acompañar a nuestras tías mientras cantan villancicos, mientras los sobrinos y nietos se esconden bajo la mesa muertos de vergüenza… porque ahora la juventud, en vez de divertirse, pasa apuro… ;)

Yo no voy a enseñar la foto en la que salgo con mi hermana mientras aporrea la botella de anís porque no creo que tenga su permiso para tal cosa, pero Mari, que si lo das, la pongo… El caso es que nosotras cantamos con los mayores y, lejos de meternos bajo la mesa, intentamos que los “avergonzados” se avergüencen más… porque las navidades, además de para reunirse con la familia, están también para reirse con ellos…

Y ahora sí… os dejo con el genial vídeo de Wearbeard, a quien por cierto, os animo a que investiguéis, porque hacen unos trabajos geniales! :)

Y la de cosas que se aprenden mientras se ve un poco de arte… :)

¡Que paséis un buen día!

Comments are closed.